Equinix adquiere data centers de Verizon en Bogotá y Miami
Tiempo estimado de lectura 2 minutos

En diciembre 2016 se dio el negocio gigantesco entre Equinix (con sede en California) y Verizon (que cotiza en la bolsa de valores de Nueva York), que abarca 29 centros de datos en todo el mundo, entre los cuales se incluye uno en Bogotá y otro en Miami (NAP de las Américas).
¿Porqué destacamos estos dos destinos? Porque en tanto que latinoamericanos, Miami es la puerta de entrada al mercado norteamericano desde y hacia el resto del continente americano; allí llegan alrededor de 15 cables submarinos y redes globales de interconexión de unos 150 países en el orbe. Y en el caso de Bogotá, algo que nos interesa directamente debido al campo de acción de nuestro servicio de data center en Colombia, porque esto le daría acceso directo al mercado colombiano.

Al momento de la redacción de esta nota Equinix posee 179 datacenters alrededor del mundo, una cifra impresionante bajo todo punto de vista.
Los centros de datos adquiridos servirán para que dicha empresa amplíe su portafolio de servicios Colocation .
La estrategia envolvente en territorio latinoamericano de esta multinacional, dispone también de un Centro de Datos en Sao Pablo, Brasil.

¿Cómo explicar este tipo de movimientos empresariales? De un lado tenemos la necesidad puntual de los clientes de disminuir la latencia y por tanto requerir que los centros de datos queden lo más cerca posible a su sede central, de otro, multinacionales que desean centralizar esfuerzos en el core business principal, como puede ser en el caso de Verizon, aunar esfuerzos para focalizarse en servicios de redes, seguridad y comunicaciones avanzadas.

Ver también: qué es la ley de Moore, de qué trata; Costo de funcionamiento de un centro de datos tradicional

Angel Eulises Ortiz

Angel Eulises Ortiz

Consultor en Posicionamiento web y marketing digital, Colaborador en los Foros de Google, empeñado en transmitirle a los lectores la pasión por los temas que tienen que ver con las páginas web
Angel Eulises Ortiz

Deja un comentario